#CambioProfundo

José Isabel Blandón Figueroa - Candidato presidencial

Mis amigos me llaman ‘Chalo’. Soy padre de José Raúl, Ana Patricia, Juan José y Ana Isabel, y esposo de Yamileth Arauz desde hace 13 años.

Nací en Chitré, allá  hice mi primer grado en la Escuela Tomás Herrera, luego me fui a la capital, como hacen muchos que vienen del interior, terminé mis estudios primarios en la Escuela Belisario Porras. De esos días recuerdo mis juegos de verano cuando volvía a casa de mi abuela, al lado del famoso “Taller de Pelocho”.

He desarrollado desde siempre amor por la lectura, el primer libro que leí fue: El poema del mío Cid, desde entonces la lectura se ha  convertido en unas de mis mayores pasiones.

Como buen herrerano aprendí a jugar béisbol, pero en secundaria me atrapó el fútbol y fui miembro de las selecciones del Colegio San Agustín y de la Sociedad Española.

Vida Política

.

En 1976 sufrí las consecuencias de la dictadura, siendo muy joven. Ya en 1985 cuando culminaba la secundaria se descubre el horrible asesinato de Hugo Spadafora, y al igual que muchos jóvenes levantamos la voz contra la dictadura. Apoyé las protestas que organizaba la familia Spadafora. En ese momento demostré que mi compromiso y amor por mi país iban más allá de cualquier idea política, tenía criterio propio y lo demostraría con hechos.

En el 86, ingresé a la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas de la Universidad de Panamá, en donde continué mi activismo político en contra de la dictadura. Desde allí formamos el grupo “Conciencia Joven”.  Participé de las protestas civilistas y como resultado de ello, fui herido de perdigones, golpeado y arrestado durante un allanamiento al local del Partido de Acción Popular (PAPO).

Ninguna de estas acciones logró que mi compromiso decayera, estuve preso en La Modelo junto a unos 40 civilistas, reforcé mi convencimiento de la necesidad y conveniencia de seguir usando mecanismos de no violencia para combatir la dictadura.

.

Es la hora de dar un paso adelante, asumir el reto más importante de mi carrera, por lo que he luchado toda mi vida: lograr un Panamá más justo. Quiero, puedo y sé cómo hacer los cambios profundos que el país necesita. Llegó el momento.

En 2014, fui electo como Alcalde del Distrito de Panamá, desde la alcaldía he impulsado los cambios que la ciudad necesita para que cada persona que vive en ella se sienta enamorado y orgulloso de esta hermosa urbe. Promoví la participación de las mujeres, designando a mujeres en la mitad de las posiciones de mi gabinete.

Hemos hecho el esfuerzo más integral de recuperación de espacio público que recuerde la Ciudad en las últimas décadas, rehabilitando más de cien parques, mejorando aceras y barrios, construyendo nuevos espacios para la comunidad como el Parque del Norte en Chilibre. Elevé la subdirección de Cultura a una Dirección, creamos la oficina de Bienestar Animal, promovimos la tecnología en la seguridad con el Sistema de Videovigilancia, hicimos más eficiente el sistema de entrega de placas, metimos al Municipio en la Carrera Administrativa  y reforzamos la Educación Ciudadana.

En el 2009, gané una vez más como diputado, ahora por el Circuito 8-7. En este periodo impulsé la aprobación de una Ley General de Cultura. Desde antes del rompimiento de la Alianza de Gobierno ya era un duro crítico de muchas de las decisiones y acciones del Presidente Martinelli, por considerar que iban en contra de lo prometido al país.

Fui electo Diputado por segunda vez, en este periodo me tocó dirigir la Bancada Panameñista durante dos años consecutivos y fui una de las principales voces de la oposición. A pesar de no ser parte de la mayoría parlamentaria, seguí presentando propuestas de ley y fui quien redactó el Anteproyecto de la Ley para el Control del Tabaco, que se ha convertido en modelo para el resto de América Latina.

En 1999, ya como miembro del Partido Arnulfista, fui electo Legislador por primera vez, resultando el más votado del circuito en esa elección. Durante ese período, logré la aprobación de importantes proyectos de ley, como el que regula las Declaraciones Juradas de Estado Patrimonial y el que establece la Acción de Habeas Data, entre muchos otros más.

En 1994 inicié mi carrera política, siendo legislador suplente por el Circuito 8-8 (Betania, Bella Vista, Pueblo Nuevo y Ancón). Para este tiempo me convertí en uno de los más duros críticos del proceso de privatizaciones que realizó el entonces Presidente Ernesto Pérez Balladares y fui una de las voces principales en contra de la reforma constitucional que pretendía introducir la posibilidad de la relección presidencial inmediata.

Mi primer acercamiento a la Constituyente;

En 1992, el Presidente Endara propone un paquete de reformas constitucionales. Para oponerse a las mismas y exigir una Constituyente, se forma el Frente Nacional por el No (FRENO). Fui parte del mismo, como estudiante universitario, junto a Miguel Antonio Bernal, Jorge Hernan Rubio y  ‘Toto’ Álvarez.